La curación mediante la comunicación: el diálogo como premisa para la curación.



La naturaleza de la relación entre el paciente y el terapeuta es uno de los temas clave en los que el debate científico se centra en la eficacia de los diferentes sistemas de atención.

En particular, la antropología médica ha destacado los aspectos críticos de esta relación que, si no se construyen de acuerdo con métodos específicos, pueden generar diagnósticos incorrectos y prescripciones terapéuticas.

La importancia del diálogo.

El diálogo que se establece entre paciente y terapeuta es uno de los aspectos que influye en los resultados del proceso de curación. De hecho, gran parte de la información que el terapeuta necesita para poder hacer el diagnóstico y establecer el tratamiento adecuado depende de lo que el paciente comunique sobre su estado de enfermedad.

La transición de la experiencia subjetiva de enfermedad o enfermedad ( enfermedad ) a la definición de un diagnóstico por parte del terapeuta ( enfermedad ) debe realizarse, siempre que sea posible, mediante dos acciones fundamentales y complementarias:

  • Observación de los órganos o partes del cuerpo involucradas.
  • La interpretación de las palabras del paciente.

Sin embargo, nos pasó a cada uno de nosotros acudir a un médico y salir de la visita con un sentimiento de insatisfacción debido a la falta de comunicación real y profunda.

A veces, uno tiene la impresión de no ser cuestionado en el proceso destinado a restablecer el estado de salud y bienestar, sino de ser el objeto pasivo de la observación del médico de nuestro estado fisiológico.

La enfermedad según el Ayurveda: la importancia del mundo interior.

¿Por qué a veces falla el diálogo?

Las causas que dificultan este importante proceso de comunicación se pueden buscar a partir de la noción clásica de enfermedad creada por la medicina occidental.

Este sistema médico, de hecho, concibe la enfermedad como el mal funcionamiento de una o más partes del cuerpo debido a causas biológicas . Según esta visión, las disfunciones del cuerpo pueden entenderse completamente a través de la observación a simple vista o mediante el uso de equipos médicos.

La categoría de enfermedad construida sobre estas premisas llevó inevitablemente a prestar más atención a los procesos fisiopatológicos y a privilegiar los aspectos observables y medibles de la enfermedad en detrimento de los aspectos subjetivos producidos por la experiencia de cada individuo.

En consecuencia, tendemos a considerar que el terapeuta puede "hacerlo por sí mismo" sin entrar en la investigación de las causas de la enfermedad junto con el paciente. No se presta la debida atención a la especificidad de cada paciente y se subestiman los aspectos subjetivos de la experiencia de la enfermedad, lo que puede ser fundamental para la realización de un diagnóstico correcto y, por lo tanto, para la curación.

Las consecuencias de este concepto en la práctica médica son:

  • La marginación del acto comunicativo en la relación entre paciente y terapeuta.
  • Despersonalización y estandarización de los procesos asistenciales.

Precisamente por estas razones, una noción de enfermedad demasiado ligada a los aspectos biológicos es una de las grandes limitaciones de la medicina occidental y sigue siendo objeto de numerosas críticas e intentos de transformación que analizan los ejemplos proporcionados por la medicina tradicional y holística.

Hacia una vía terapéutica efectiva.

Dentro del variado mundo de los medicamentos holísticos, alternativos, tradicionales y no convencionales, la noción de enfermedad y la relación entre paciente y terapeuta se construyen de una manera profundamente diferente.

El paciente participa activamente en el proceso de curación al comunicarse e intervenir durante las diversas fases terapéuticas.

El terapeuta, por otro lado, no solo está interesado en los aspectos somáticos del paciente, sino también en los aspectos biográficos, psicológicos y sociales, contribuyendo así a la personalización de la relación terapéutica.

Actualmente, la medicina occidental está reevaluando el aspecto relacional y, con ello, la importancia de una comunicación real entre médico y paciente. Esta comunicación debe basarse en la confianza y debe poder expresar incluso los aspectos más íntimos y vergonzosos relacionados con la enfermedad.

Seguramente el camino será largo y todavía no sabemos cuáles serán los resultados de este cambio, pero es interesante observar que, justo dentro del sistema biomédico, se están sentando las bases para su transformación hacia una medicina relacional, en la que la capacidad de escuchar debe ser capaz de captar no solo el aspecto del sufrimiento corporal, sino también todos aquellos otros elementos que, sumados, determinan nuestro estado de salud y bienestar.

¿Cuál es el enfoque naturopático de la enfermedad?

Artículo Anterior

Reflexología plantar para el tratamiento de los trastornos más frecuentes.

Reflexología plantar para el tratamiento de los trastornos más frecuentes.

Los beneficios de la reflexología plantar son posibles debido a la correspondencia entre ciertas áreas de manos y pies con órganos, estructuras nerviosas, glándulas y huesos del cuerpo humano y el reflexólogo plantar es capaz, gracias a sus estudios y su experiencia, a conectar los diversos Órganos con puntos precisos en las manos y los pies. Esta...

Artículo Siguiente

Calorías de rábanos

Calorías de rábanos

Calorías de rábanos Las calorías contenidas en los rábanos son 11 kcal / 45 kj por 100 g. Valor nutricional de los rábanos. Los rábanos son alimentos ricos en agua , hierro, fósforo cálcico, vitaminas B, vitamina C y ácido fólico. En 100 g de este producto, encontramos: Agua 95.6 g Hidratos de carbono 1, 8 g Azúcares 1.8 g Proteí...