Métete en los huesos, reorganízalos en lo profundo. Entrevista a Maderu Pincione en Craniosacral



Las revoluciones parten de ideas que tienen el sabor de obsesiones para aquellos que están a punto de cambiar algo para siempre, sin saberlo en su presente presente. Estamos a principios del siglo XX. El mundo es una fragua de tecnologías, guerras, películas cinematográficas, en la esfera osteopática, los huesos del cráneo son estudiados como estáticos. No se mueven, punto, final.

Un osteópata, WG Sutherland, observa cómo la forma de la escala del hueso temporal evoca un movimiento respiratorio. "Las superficies articulares de estos huesos me parecieron, con su contorno, destinadas a la movilidad articular". Se lo explica a sus colegas y se dice a sí mismo.

"Armado" con la punta de una navaja y un manual de mecánica, Sutherland comienza a desarticular los cráneos ya realizar observaciones y experimentos sobre sí mismo con paciencia, celo y un cuidado increíble. Cada hueso, cada sutura, cada articulación. En el campo osteopático es ignorado o ridiculizado, cuando alrededor de 1929 decide hacer público su descubrimiento. El eco se expande y, dentro de los treinta años, Sutherland organiza cursos de posgrado en los que ilustra su tazón craneal, establece un grupo de estudios sobre osteopatía craneal hasta 1953, la fundación de la Fundación de enseñanza craneal de Sutherland, que es Se propondrá realizar estudios científicos sobre el mecanismo respiratorio primario.

Vayamos a los años 60. Estamos precisamente en una sala de cirugía: otro osteópata, John E. Upledger, profesor de Biomecánica en la Facultad de Medicina Osteopática de la Universidad de Michigan, está experimentando una observación directa del movimiento autónomo de las meninges y restos de la médula espinal impresionados. A partir de ese momento comenzó a organizar sus observaciones e intenciones de articularlas en un modelo de estudio basado precisamente en el movimiento respiratorio (primario e independiente) y que no se limitaba al entrenamiento osteopático. Reveló técnicas, métodos y protocolos de tratamiento a masajistas, fisioterapeutas y educadores de bienestar, precisamente porque estaba seguro de la efectividad de su método ante una ausencia significativa de contraindicaciones. Varios enfoques se han desarrollado en los últimos veinte años, siendo la mayor distinción entre biomecánica y biodinámica craneosacra. La biomecánica se basa en los movimientos de los huesos y tejidos vinculados al ritmo craneosacro, en la biodinámica, los principios del cuerpo fluido y los movimientos que se originan de las fuerzas embrionarias, en pocas palabras.

Queríamos escuchar a uno de los principales expertos en técnicas de craneosacro en Italia, Maderu Pincione, fundador y director del ITCS ( Instituto de terapia craneosacral ) para comprender cómo funciona este arte terapéutico.

Si tuviera que usar una metáfora de su elección, incluso poética, ¿cómo explicaría la conexión entre los huesos del cráneo y el bienestar general del individuo?

El neurocranio es la "caja" que contiene meninges, fluidos, cerebro, cerebelo, etc. La formación del cerebro nace como un "tubo" lleno de líquido que se ensancha, engrosa y crea su contenedor de hueso desde el interior. Cada malformación ósea es el reflejo de una posible disfunción que tiene que ver con el sistema nervioso . Además, el neuro-cráneo no es un hermoso y compacto coco, sino que consta de varios huesos "pegados". La pregunta es: ¿por qué la naturaleza hizo esto? Este signo de interrogación es el punto de apoyo a partir del cual comenzó el fundador de la idea de un sistema respiratorio primario, basado en el mecanismo craneosacro. Observe que el hueso temporal, el que contiene el oído interno y externo, justo arriba de la parte superior del oído, "se articula" con el hueso parietal (si toca suavemente sobre los oídos, siente una protuberancia) como una escala de un pez ¿Y para qué sirve el uso de escalas, si no para respirar?

La breve conclusión de una larga investigación es que si hay articulaciones, hay movimiento, y los movimientos no son músculos (que no existen dentro del cráneo) sino el propio cerebro, o más bien la fluctuación del líquido (líquido cefalorraquídeo). ) que surge desde el interior del cerebro, en los ventrículos y que escapa al humedecer, proteger y nutrir el cerebro y la médula espinal hasta el sacro. Hay una cisterna lumbar donde se practica la punción para la anestesia y cuando entra la aguja, a menudo hay una punzada en la base del cráneo, las meninges que rodean el cerebro y la médula están en continuidad. Con una comparación visual puedo explicarme mejor : piense en un globo con una cola (la médula espinal) que actúa como un recipiente para sustancias líquidas y gelatinosas (el cerebro tiene la consistencia de panna cotta), estas sustancias celulares se mueven de forma suave y armoniosa al respirar. Estos movimientos se atribuyen tanto a la fluctuación del líquido cefalorraquídeo como al movimiento más general de todos los fluidos corporales concebidos como un solo fluido con diferentes densidades (no olvidemos que estamos compuestos de al menos un 70% de agua y que procedemos de la unión de dos células a 100% fluido). La idea es que estas fuerzas intrínsecas, llamadas Respiración Primaria, precisamente porque preceden a la pulmonar y afectan a cada una de nuestras células, son una expresión de nuestra SALUD, de ese concepto de vitalidad descrito por varias tradiciones y culturas como Qi, Prana o Soffio. Vitale.

¿Qué es el ritmo en la técnica del saco craneal?

Hay diferentes ritmos. Una imagen visual es una sección vertical del océano.

Comencemos desde el fondo desde el punto de vista del movimiento, en el fondo hay un silencio tranquilo, quietud . Lo llamamos con el término paradójico de Silencio dinámico ( quietud dinámica ) para darle una imagen trascendente del origen del movimiento (la oscuridad surge de la luz, el sonido del silencio, el movimiento desde el silencio). Ascendemos desde el fondo de nuestro océano (que luego tenemos dentro) y encontramos un flujo estable y constante que caracteriza los fluidos como la corriente del golfo, este movimiento se llama MAREA LUNGA y tiene un ritmo estable de 50 segundos por ciclo (inhalación y exhalación) Este es el ritmo o, más bien, la frecuencia de la respiración de las fuerzas bioeléctricas, embrionarias y energéticas que funcionan a través del cuerpo. Si volvemos a subir, el movimiento de las aguas del océano se articula en movimientos un poco más rápidos o influenciados por la luna, por ejemplo, este es el MEDIA MAREA, un ritmo de entre 15 y 20 segundos por ciclo, que es la expresión más directa. de nuestros fluidos, como si la mezcla de sangre, linfa, líquido cefalorraquídeo, intracelular, extracelular, intersticial, etc. respirara en concierto dentro del cuerpo. Estamos en la superficie del océano y aquí el ritmo de las olas depende del viento, del clima, y ​​es mucho más variable, esto se denomina ritmo cráneo-sacro o impulso rítmico craneal, que varía entre 6 y 12 segundos por ciclo. Inestable como ondas superficiales, es ese ritmo más vinculado a nuestro "estado" del momento.

Cuando el terapeuta craneosacral entra en contacto, ¿qué toca realmente?

Cada contacto está indisolublemente vinculado a la intención y constituye una forma de diálogo con el cuerpo. En la biodinámica craneosacra hay tres niveles de diálogo de contacto-contacto: tejidos, piel, músculos, huesos, tejido conectivo de la fascia, órganos, etc. con los fluidos del cuerpo, o más bien con el cuerpo fluido, como si ese 70% del "agua" que somos, sea holísticamente un todo animado por un movimiento llamado Marea (Medios), con la "fuerza" vital, lo que Nos impregna, eso nos ha creado (las fuerzas embrionarias) y nos mantiene vivos (las fuerzas del metabolismo y la bioeléctrica).

La experiencia generalizada de aquellos que reciben tratamiento craneosacral es sentirse suavemente acunados mientras se sumergen en el mar, profundamente relajados en un sentido de calma y armonía. Este es el "estado espacial" con el que el operador entra en contacto, con un toque delicado y no aferente pero eferente (explicación: el tacto no está activo, no "hace algo", sino más bien pasivo, en una condición escucha-eferente, que "refleja" movimientos sutiles y lentos intrínsecos al propio cuerpo). Trauma, enfermedad, malestar se perciben por el tacto como inercia, estancamiento, falta de circulación y el operador garantiza que el "estado espacial" de la armonía actual pueda reactivar la circulación y reducir y eliminar la inercia y el estancamiento.

En septiembre comienza el curso de cráneo sacro del ITCS ( Instituto de terapias craneosacras), del cual usted es el fundador y director, en Norma, en la provincia de Latina. A una persona que está decidiendo en qué tipo de terapeuta se convertirá, ¿por qué recomendaría este curso?

El craneosacro es un arte de la palpación, básicamente.

Para poder escuchar y sentir lo que está sucediendo en el cuerpo del otro (en todos los niveles, físico, emocional, etc.) debemos tener un buen conocimiento de lo que está sucediendo dentro de nuestro sistema cuerpo-mente-espíritu. Todo comienza desde aquí y quizás venga aquí. Hay preguntas fundamentales que también conciernen al terapeuta: dónde estoy ahora, dónde está mi centro, dónde está mi espacio de quietud, cómo siento dentro de mí la expresión de las fuerzas vitales que hemos descrito (teóricamente, entonces cómo percibo el MAR LARGO, la marea media en mi cuerpo ahora.

Desde aquí empiezo a contactar con el cuerpo del otro: paciente, cliente, amigo, sea lo que sea. ¿Qué intención tengo al contactar tus tejidos o tus fluidos? Aclarar la intención en una relación tan íntima se vuelve fundamental ... Cuando aprendemos estas cosas es porque aprendemos nuestra anatomía viviente, que es la que finalmente nos informa de lo que sucede. Nuestra capacidad para sentirnos y sentirnos por encima de todo comienza desde el territorio (anatomía, anatomía y anatomía) y el paso de la anatomía descriptiva a la anatomía vivencial es crucial . Cuanto más están en contacto con mis sistemas y más con las fuerzas (las dinámicas morfológicas que los han "creado"), más pueden interpretar y apoyar las fuerzas de la salud en el organismo. El objetivo del trabajo es, sin duda, encontrar los recursos, la fortaleza de la salud detrás de cada enfermedad o malestar.

Basado en la distinción que explicaste anteriormente, ¿qué tipo de enfoque es el tuyo? Biodinámica o biomecánica. ¿Y contarnos más sobre el curso?

Consideramos tanto la biomecánica de los tejidos como la biodinámica de las fuerzas, como niveles de la relación, en un enfoque integrado que parte de nuestra conciencia de presencia e intención .

En cuanto al curso, la estructura de la capacitación se basa en tres días al mes para aproximadamente 12 reuniones, el número total de horas, acordadas con las asociaciones profesionales italianas ( ACSI ) e inglés y estadounidense, es de 700 horas en total (400 frentes más estudio). y práctica). Actualmente, este es un estándar para las Disciplinas de BioNatural, que ha llegado a responder a la realidad que quiere una regulación y "estándares" que garanticen al cliente-usuario, por otra parte, en estos campos nunca deja de aprender y La actualización profesional está interrelacionada con el crecimiento personal y, a menudo, dura toda la vida, pero esto no se puede codificar.

Nuestra base está en Norma, a la que también se puede llegar en tren en 40 minutos desde Roma, la opción residencial es ventajosa para el aprendizaje y podemos ofrecer a nuestros estudiantes una rica biblioteca especializada, una amplia gama de modelos anatómicos para facilitar el estudio y Servicios de spa y centro de bienestar, así como servicios de hotel.

Artículo Anterior

Tes ayurvedicos

Tes ayurvedicos

Origen y funcionalidad de los tés ayurvédicos. Los tés ayurvédicos conservan las recetas y combinaciones que provienen de la antigua India y representan un compendio de tratamientos que siguen los dictados de Ayurveda, una ciencia de origen divino que está vinculada a la experiencia humana. Ayurveda considera la salud como el resultado del equilibrio de las diferentes esferas de la vida (las tres Doshas o las tres energías vitales , Vata, Pitta, Kapha) relacionadas con el entorno circundante. Cada...

Artículo Siguiente

Pensando con el cuerpo

Pensando con el cuerpo

"Pensar con el cuerpo" es un libro de Jader Tolja , pero también es una reflexión abierta sobre nuestra vida diaria física y espiritual que conduce al bienestar natural . Una reflexión importante a tener en cuenta, dado que la forma en que nos relacionamos con el mundo afecta nuestra salud , da forma a las dinámicas que subyacen a la funcionalidad del organismo, en esencia, nos moldea por dentro y por fuera. La ...