El movimiento en la edad avanzada.



El primer año de vida es crucial en el desarrollo psicomotor del niño y del adulto.

De hecho, es en este período que el recién nacido desarrolla patrones de movimiento, percepción y organización de la información (patrones) que le permitirán establecer una relación consigo mismo, con los demás y con el mundo circundante.

Facilitar este proceso de crecimiento y desarrollo puede y de hecho sirve para optimizar las capacidades físicas, emocionales e intelectuales del niño mismo.

El tacto y el movimiento son las primeras formas en que el recién nacido e incluso antes del feto, se conoce a sí mismo y al mundo.

Desde una edad temprana, a través de la experiencia táctil, exploramos y comprendemos el mundo, para llegar a la fase fundamental del proceso evolutivo, que comienza primero como una actividad prensil reflejada desde el primer hasta el tercer mes de vida, para luego pasar a través de varias etapas intermedias: el agarre cúbico - palmar en el cuarto mes, el agarre medio - palmar en el quinto - sexto mes ... lo que llevará al pequeño explorador a la atención voluntaria.

La actividad de exploración al tacto implica la neoformación de sinapsis mayores en el nivel cortical, lo que resulta en la ampliación de la pequeña "carretera neural interinformativa" que el recién nacido ya posee al nacer pero, precisamente, es funcionalmente pequeña.

Las experiencias motrices y táctiles básicas son los procesos de aprendizaje, que conducirán a la maduración funcional del sistema nervioso central y esto permitirá acciones cada vez más complejas como: actividad motora, en sus manifestaciones más finas, relaciones, percepción, etc. Funciones cognitivas, bienestar emocional.

En la edad de desarrollo, el sistema nervioso central tiene un efecto sobre el movimiento del niño y, a su vez, se ve afectado.

La formación e integración de patrones de movimiento básicos sigue un orden muy específico, donde cada esquema precede y prepara el devenir de otro.

Los patrones motores ejercen una influencia considerable en la organización neurológica del niño, promoviendo ante todo la formación del esquema corporal.

Para los miembros inferiores los patrones motores básicos son:

  • caminar, correr, saltar;

para las extremidades superiores son:

  • agarrar, tirar, tomar;

para el tronco son:

  • Rodar, gatear, escalar.

La evolución de los esquemas motores básicos mencionados anteriormente permitirá la inclusión de gestos cada vez más complejos e integrados en la programación de actividades físicas elementales, en las que el cuerpo puede moverse en relación con las referencias espacio-temporales, los tiempos rítmicos, etc.

Este proceso de aprendizaje está regulado por la actividad sensorial y coordinativa, por lo que es una actividad compleja.

1. Las habilidades de percepción sensorial representan potencialidades corporales específicas, que son cruciales para advertir y reaccionar ante estímulos provenientes de fuera y dentro de nuestro cuerpo.

Los receptores nerviosos responsables de responder a estos estímulos sensoriales son parte de nuestros órganos sensoriales, que reciben la señal (estímulo) y la transmiten al sistema nervioso central que, a su vez, analizará el estímulo que resulta en una respuesta efectora a los músculos. .

2. Las habilidades de coordinación son componentes del movimiento necesario para organizar, adaptar y transformar los movimientos.

Un programa motor no se estabiliza fácilmente y el aprendizaje de una actividad motora requiere una serie de pasos sucesivos, influenciados, entre otros, por el educador y su capacidad para transmitir primero verbal y didácticamente, posteriormente, las modalidades ejecutivas sobre el Tareas motoras a realizar por el niño.

Si, por diferentes motivos, prenatal o posnatal, psicoafectivo o psicomotor, el niño se salta uno de estos esquemas o, si no se integran entre sí, se realizaría un conjunto diferente de problemas, lo que afectaría las capacidades en diversos grados. Psicológico, cognitivo, motor, relacional, del niño.

Sin embargo, gracias a la elasticidad del sistema nervioso, existen, especialmente en este período de la vida, mayores posibilidades de recuperación de patrones motores perdidos o no integrados, por diferentes figuras profesionales, principalmente el operador psicomotor.

Como educadores que trabajan en el sector motor, debemos ser conscientes de la gran responsabilidad que es intrínseca a nuestro trabajo, ya que nuestro conocimiento y nuestros conocimientos técnicos pueden ayudar al niño a lograr un sentido de bienestar psicofísico y emocional.

Nuestro trabajo afecta la alegría de su existencia y la confianza en sus habilidades, también lo prepara para mejorar las interrelaciones sociales.

Todas estas posibilidades están muy influenciadas por las primeras experiencias de movimiento, de contacto es de percepción táctil, típica de la infancia y la edad evolutiva.

A través del movimiento de juego, los maestros, padres y practicantes tienen una oportunidad fabulosa de promover y promover el desarrollo pacífico de un ser humano.

Muy a menudo, y la escuela italiana del primer ciclo es un ejemplo negativo, carece de una figura profesionalmente válida, con un camino de estudio universitario específico detrás.

En nuestras clases de primaria, en el mejor de los casos, se les pide a los maestros que propongan la actividad recreativa y motora y sin que tengan la preparación específica, para llevar a cabo una tarea tan delicada como llena de obstáculos.

La escasez formativa de los maestros está objetivada por los pocos meses de capacitación pseudo-extra curricular que se les da y les crea dificultades, sobre las actividades prácticas más simples que se pueden realizar.

Por ejemplo, en la diferenciación de las solicitudes de capacitación según las diferentes edades biológicas, en los contenidos específicos de la capacitación en las distintas edades y el desarrollo.

Además, la falta teórica que presentan sobre los procesos neurológicos subyacentes al aprendizaje, la anatomía y la fisiología, los métodos de refuerzo de los mecanismos de aprendizaje, las fases sensibles de Martin, las relaciones entre las capacidades de percepción perceptiva y de coordinación, De la metodología de desarrollo de las capacidades condicionales, hasta la comprensión profunda de los patrones de movimiento en la era del desarrollo, deberían ser suficientes para provocar un grito de indignación unánime hacia los profesionales del sector, las facultades de educación física, los padres, la sociedad.

En general, se intenta facilitar que el niño aprenda a leer, a escribir, tal vez a estudiar una segunda lengua, si no una tercera, olvidando que el movimiento es la clave para acceder, lo que le permite desarrollarse de forma serena y, a lo sumo, a su manera potencial.

Artículo Anterior

Posiciones de sueño

Posiciones de sueño

Durante las fases del sueño NonRem, cada persona cambia de posición varias veces por diferentes motivos: para relajar las piernas, respirar con fluidez, liberar la tensión en la espalda, pero también para adaptarse a su personalidad . Nos enteramos más sobre las posiciones del sueño y lo que significan. Sueñ...

Artículo Siguiente

Zafiro: todas las propiedades y beneficios.

Zafiro: todas las propiedades y beneficios.

Zafiro: descripción Clase de minerales: óxidos, corindón familiar. Fórmula química: Al2O3 + Fe, Ti El zafiro es un óxido de aluminio formado por metamorfismo regional o de contacto que actúa sobre rocas basálticas alcalinas. Pertenece a la familia del corindón como el rubí y debe su color azul a las impurezas de hierro y titanio dentro de la red cristalina. La aster...