Efecto adelgazante de la hidrocolonoterapia.



La investigación estadounidense arroja nueva luz sobre el papel que las bacterias en el tracto digestivo pueden desempeñar en la obesidad. Los estudios, que se presentaron en la reciente reunión general de la Sociedad Americana de Microbiología, muestran una imagen que puede ser más compleja de lo que se pensaba inicialmente. Los experimentos actuales sugieren que una interacción entre los factores genéticos y la composición de las bacterias que viven en el intestino humano puede predisponer a algunos individuos a la obesidad.

Estos resultados profundizan potencialmente el conocimiento de los mecanismos a través de los cuales la genética puede predisponer a algunas personas a la obesidad. También podrían ayudar a allanar el camino hacia un futuro donde la detección genética, combinada con tratamientos personalizados, podría ayudar a las personas en riesgo de obesidad a mantener un peso saludable . Margaret Zupancic, investigadora del Instituto de Ciencias del Genoma de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, analizó la flora bacteriana intestinal de individuos delgados y obesos pertenecientes a la antigua orden Amish del Condado de Lancaster, Pensilvania, una población relativamente homogénea con similitudes. Tanto para la genética como para el estilo de vida. Inicialmente, no encontraron ninguna correlación entre la composición de las bacterias intestinales y la obesidad, pero cuando se tuvieron en cuenta en el patrimonio genético de los participantes, empezaron a surgir algunos modelos. Un modelo fue una correlación estadísticamente significativa entre una variante del gen FTO (un gen asociado con la obesidad) del paciente y la presencia de algunos grupos de bacterias en el tracto digestivo.

Otro estudio realizado por el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson analizó los microbios intestinales de mujeres entre 40 y 45 años de edad. Los investigadores encontraron una correlación positiva entre la población de un tipo específico de bacteria, los bacteroidetes y el porcentaje de grasa corporal en los participantes. Los investigadores también encontraron que en personas con ciertas variantes genéticas en los genes de los receptores del gusto, un bajo nivel de diversidad bacteriana en el intestino se correlacionaba con una mayor probabilidad de obesidad, mientras que un alto nivel de diversidad se correlacionaba con un menor riesgo. En Singapur, en cambio, el investigador estadounidense Jeffrey I. Gordon, Director del Centro de Ciencias del Genoma y Biología de Sistemas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, recibió el Premio Internacional de Nutrición por sus descubrimientos excepcionales sobre la relación de beneficio mutuo que existe entre el cuerpo humano. y las decenas de billones de bacterias que viven en nuestros intestinos, conocidas hoy en día como microbiota intestinal. El objetivo de los investigadores es comprender mejor cómo, a partir del nacimiento, se crea y mejora la relación de beneficio mutuo entre nuestros microbios intestinales y nosotros mismos.

El objetivo de estos estudios es promover un crecimiento saludable en los niños, además de identificar estrategias basadas en microbiomas para diagnosticar, tratar y prevenir enfermedades relacionadas con un estado nutricional deficiente en diversas etapas de la vida. Gordon explica: "Nuestro microbioma intestinal, en primer lugar, nos proporciona una serie de genes que exceden en gran medida la cantidad de genes presentes en nuestras células humanas. Este nuestro repertorio de genes microbianos intestinales nos proporciona las funciones fisiológicas que nuestras células intestinales no podrían conocido por realizar: por ejemplo, la capacidad de metabolizar ciertos carbohidratos que nuestros intestinos no pueden digerir ". "

La contribución de Gordon al avance del conocimiento radica sobre todo en haber intuido (y en parte demostrado) cómo la composición de la microbiota intestinal (es decir, el tipo de bacteria que tenemos en el intestino) puede tener un papel "en la extracción" más o menos calorías de los alimentos que comemos. En otras palabras, con la misma cantidad de calorías introducidas, habría un almacenamiento de calorías diferente dependiendo de las bacterias que forman la microbiota. Este es un papel inesperado y central en los intentos de combatir la "epidemia" de obesidad que afecta a los países occidentales y más allá.

Estos resultados científicos podrían explicar por qué se sabe desde hace mucho tiempo que la hidrocolonoterapia es una técnica fácil y natural que a menudo conduce a una rápida pérdida de peso corporal, una rápida disminución de la hinchazón abdominal y un extraordinario efecto antienvejecimiento cutáneo, especialmente si se acompaña de medicamentos adecuados. Corrección de potencia.

Dr. Patrick Hermes Barbon

Artículo Anterior

Omega 6: beneficios, contraindicaciones, donde se encuentran.

Omega 6: beneficios, contraindicaciones, donde se encuentran.

Editado por Veronica Pacella, Nutricionista Los omega 6 son ácidos grasos poliinsaturados esenciales útiles para la correcta funcionalidad de todos los tejidos y para el desarrollo del cerebro . Averigüemos mejor. Aceite de linaza, rica fuente de omega 6 Que son los omega 6s Omega 6 (Ω-6) son ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga. Se ...

Artículo Siguiente

Ejercicios inusuales para reafirmar las piernas.

Ejercicios inusuales para reafirmar las piernas.

Sin ponerse el mono, sin hacer todo lo posible para sentirse en ropa deportiva, sin una gran muestra de rostros serios de abdominales duros y duros, le proponemos dos o tres gestos diarios, pero revisados ​​en una clave divertida y de entrenamiento: aquí hay algunos ejercicios para las piernas y no solo . Gra...