El aceite de melocotón: propiedades y usos



El aceite de melocotón, delicado y nutritivo, es un aceite especialmente adecuado para pieles secas, sensibles o irritadas y también se puede utilizar para el cuidado de la piel de los niños.

Veamos en detalle cuáles son las propiedades y usos del aceite de pesca para la belleza de la piel de la cara y el cuerpo.

Aceite de melocotón: propiedades y usos para la piel.

El aceite de melocotón es un excelente remedio natural para la piel del cuerpo y la cara y es adecuado para todo tipo de piel. Gracias a la acción emoliente, el aceite extraído de los granos de durazno es especialmente adecuado para personas con piel seca o en caso de deshidratación causada, por ejemplo, por una exposición excesiva a los rayos solares.

Las propiedades antioxidantes, combinadas con las emolientes e hidratantes, también hacen que el aceite de durazno sea un buen aliado para la piel con arrugas, pérdida de tono y elasticidad.

El aceite de melocotón también tiene propiedades calmantes y es muy bien tolerado por la piel sensible o irritada y se puede usar: puede ser usado por adultos y niños en caso de inflamación de la piel, dermatitis, eczema y psoriasis.

Al ser un aceite vegetal que se absorbe rápidamente y sin grasa, el aceite de durazno se puede usar sin problemas incluso en el caso de la piel grasa; Las pieles grasas e impuras que tienen poros grandes se benefician de ellas.

Puede usar el aceite de durazno como crema hidratante facial, o para quitar el maquillaje de la piel, o incluso como un aceite de masaje para calmar la piel irritada o inflamada, o finalmente como un aceite para transportar aceites esenciales para ser masajeados en el cuerpo para contrarrestar la falta de tono o De hidratación, celulitis o estrías.

Aquellos que se dedican a hacer cosméticos de bricolaje también pueden agregar aceite de durazno a sus cremas o lociones faciales y corporales, en particular para preparar productos para pieles sensibles, irritadas o frágiles.

Aceite de melocotón: propiedades y usos cosméticos.

El aceite de melocotón es el aceite vegetal extraído del núcleo de la fruta del mismo nombre: las semillas de melocotón contienen un promedio de 40% de aceite, que normalmente se extrae mediante prensado en frío y luego se refina.

El aceite extraído de los granos de durazno contiene ácidos grasos y vitamina E, un antioxidante natural que protege la piel de los radicales libres.

El aceite de melocotón se caracteriza por un color amarillo claro, una fragancia muy delicada y una textura ligeramente grasa, que lo hacen perfecto como aceite de masaje para transportar aceites esenciales o para hacer que otros aceites sean más ricos y más grasos.

El uso de aceite de semilla de durazno en cosméticos es generalizado: este aceite es de hecho parte de diferentes formulaciones de cremas faciales y corporales, aceites de masaje, bálsamos labiales, lociones y jabones.

El aceite de melocotón se usa puro, con la adición de aceites esenciales o mezclado con 5-10% con otros aceites, cremas y lociones vegetales.

Puede comprar aceite de melocotón en herbolarios bien surtidos o en línea en tiendas de cuidado corporal natural.

Aceite de melocotón y aceites de armelina: beneficios y uso.

Artículo Anterior

Tes ayurvedicos

Tes ayurvedicos

Origen y funcionalidad de los tés ayurvédicos. Los tés ayurvédicos conservan las recetas y combinaciones que provienen de la antigua India y representan un compendio de tratamientos que siguen los dictados de Ayurveda, una ciencia de origen divino que está vinculada a la experiencia humana. Ayurveda considera la salud como el resultado del equilibrio de las diferentes esferas de la vida (las tres Doshas o las tres energías vitales , Vata, Pitta, Kapha) relacionadas con el entorno circundante. Cada...

Artículo Siguiente

Pensando con el cuerpo

Pensando con el cuerpo

"Pensar con el cuerpo" es un libro de Jader Tolja , pero también es una reflexión abierta sobre nuestra vida diaria física y espiritual que conduce al bienestar natural . Una reflexión importante a tener en cuenta, dado que la forma en que nos relacionamos con el mundo afecta nuestra salud , da forma a las dinámicas que subyacen a la funcionalidad del organismo, en esencia, nos moldea por dentro y por fuera. La ...