Ritmo y sonido: armonía entre cuerpo y alma.



El concepto de la música como terapia se ha transmitido desde la antigüedad hasta el presente gracias a los monjes y médicos. Por eso hablamos de la musicoterapia como terapia para el cuerpo y el alma.

Desde la matriz, el feto no conoce un momento de silencio, comienza desde la hora de aprender a través de las experiencias sonoras, auditivas, cinéticas, emocionales y propioceptivas.

El sonido puede involucrar la parte irracional de la psique y puede proporcionar bienestar a quienes la escuchan o la practican, reconstruyendo o reforzando la armonía interior.

El arte de la música crea una armonía que es capaz de reconciliar nuestra conciencia con nuestra parte de "sombra", proporcionando una mayor auto-aceptación y promoviendo nuestro potencial y habilidades.

La música no es solo un conocimiento técnico, es también, y sobre todo, un conocimiento científico.

La literatura científica informa numerosos testimonios sobre los efectos positivos y curativos que la música tiene sobre la ansiedad, la depresión y, en general, sobre el estado de ánimo.

Hoy en día, la musicoterapia se utiliza tanto en el campo psicopedagógico como en el clínico: prevención, rehabilitación y terapia; y específicamente en el tratamiento de trastornos relacionales y emocionales del niño, del adulto, en el tratamiento de trastornos mentales y de impedimentos físicos y sensoriales, en el tratamiento de la inconsciencia de coma y en las diversas demencias (senil, Alzheimer, ...) .

La terapia educativa La musicoterapia contribuye al desarrollo de habilidades cognitivas, sensoriales, relacionales y afectivas que a su vez promueven la socialización y la autodeterminación.

Aunque el mundo científico cree que la musicoterapia aporta beneficios, la indicación específica de la utilidad de la musicoterapia debe evaluarse caso por caso.

En una imagen general de los diferentes métodos de musicoterapia utilizados podemos identificar:

  • terapias musicales activas donde el cliente interviene directamente con una expresión creativa a través de la manipulación de instrumentos y la improvisación musical del sonido corporal;

  • Musicoterapia pasiva o receptiva en la que la persona escucha y el objetivo es proporcionar relajación;

  • Terapias musicales integradoras que surgen de la combinación de los dos métodos anteriores.

La musicoterapia es una actividad clínica con fines preventivos, de rehabilitación y terapéuticos que a través de la comunicación sonora-corporal-musical abre nuevos canales de comunicación entre el conductor y el cliente. El informe favorece la expresión, integración y procesamiento de necesidades. El vehículo comunicativo es la música que libera emociones, conflictos internos y transmite estados de ánimo.

El conductor y el cliente se comunican a través de la postura, los gestos, las expresiones faciales y la mirada; mientras que para aquellos que tienen discapacidades visuales, la comunicación no verbal se produce a través de la información auditiva del movimiento del cuerpo.

El hombre siempre se ha expresado primero con comunicación verbal con comunicación no verbal: gestos, ritmo de respiración, etc., comunicando así su propia musicalidad en contacto con el otro. La música es un lenguaje universal.

La musicoterapia no enseña música, es decir, a cantar o tocar un instrumento, ni es necesario dominarla.

La musicoterapia puede colocarse dentro de terapias expresivas o métodos de intervención que utilizan mediadores artísticos, estimulando así el proceso creativo de la persona para mejorar la calidad de vida.

¡Toda la vida del cosmos está regulada por el ritmo y la armonía!

Melissa Pignaff

//fenicesabina.blogspot.it/

Referencias

  1. Nardi A., (2006), "La identidad encarcelada". Entre las patologías y los actos creativos, Alétheia - serie de psicología educativa, UNI Service Ed., Trento

  2. Barker A., ​​editado por Meriani A., (2005), Psychomusicology in Ancient Greece, - University Series / Research, Ed. Guida, Nápoles

  3. Gargiulo ML, Dadone V., (2009), Crecer al tocar. Ayudar al niño con discapacidad visual a través del juego de sonido. Una herramienta para educadores y terapeutas, - Herramientas para el trabajo psicosocial y educativo.

  4. Corradini M., (1999), Iniciación a la musicoterapia. Ejercicios de relajación, tonificación y equilibrio con Biomusica, - Iniciación de series, Ed. Mediterranee, Roma

  5. Manes S., (2007), Juegos para crecer juntos. Manual de técnicas creativas. - Colección de herramientas para el trabajo psicosocial educativo, ed. FrancoAngeli, Milán.

  6. Padula A., (2008), Comunicación sonora y musicoterapia, Ed Grin Verlag

  7. Cremaschi Trovesi G., Scardovelli M., (2005), El sonido de la vida. La musicoterapia entre familia, escuela, sociedad. Ed armando

  8. Rossi M., (2001), De la canción a la palabra. La musicopedagogía y la musicoterapia de Antonio Provolo para sordos, - Serie: Pedagogía y educación especial, Ed. FrancoAngeli

  9. Freguglia P., Música, trabajo y salud, Biblioteca de profesiones por Paolo Freguglia, Trieste

Artículo Anterior

Caléndula, todo sobre el remedio natural.

Caléndula, todo sobre el remedio natural.

La caléndula es un remedio homeopático obtenido de la tintura madre de Caléndula officinalis, útil para la salud de la piel, el estómago y las glándulas. Averigüemos mejor. Descripción de la caléndula El remedio homeopático Caléndula se obtiene de la tintura madre de las hojas y flores de Caléndula officinalis y las diluciones y dinamizaciones posteriores en una solución de agua y alcohol. Calendula o...

Artículo Siguiente

Muffins de semilla de chía, una receta sencilla y nutritiva.

Muffins de semilla de chía, una receta sencilla y nutritiva.

Las semillas de chía son un concentrado de propiedades. Tan pequeños como son preciosos, contienen una buena cantidad de minerales y vitaminas y son una panacea para la salud intestinal y la regularidad . Los muffins de semilla de chía son dulces adecuados para un desayuno rico en energía o para acompañar un té de la tarde, especialmente cuando queremos consentirnos un poco. Esta...